Dieta para no estar a dieta después de Navidad

Dieta para no estar a dieta después de Navidad

enero 9, 2020 0 Por Alberto Bailón

Como sabes (porque te lo hemos contado ya), con la edad, nos cuesta más perder peso. Así que si estás pensando que esta Navidad, como alguna otra, te vas a exceder pero que «¡ya en enero te quitarás esos kilitos que hayas ganado!» no solo tenemos que recordarte que conseguirlo no es tan sencillo sino que, además, vas a perjudicar tu organismo. La dietista- nutricionista Chiara Corradetti nos explica en este sentido que tras la descompensación de nutrientes y el exceso de azúcares que resulta del periodo vacacional no se recomienda restringir aún más la dieta prescindiendo de alimentos de calidad. ¡Atent@S!

Según la experta, muchas veces nos centramos más en la cantidad de los alimentos que en su calidad.

Si hemos comido mucho pero hemos comido alimentos saludables, perfectamente podemos hacer un ayuno o limitar la ingesta de calorías a la vuelta de las vacaciones. El problema es cuando hemos hecho comidas calóricas carentes de nutrientes y nos ponemos a dieta en enero. Chiara lo explica perfectamente con el ejemplo de un coche. «Si le ponemos mucha gasolina buena, tira sin necesidad de repostar muchos kilómetros. Si la gasolina que le hemos puesto no es buena, podemos incluso cargarnos el motor», comenta. De esta forma comprendemos que si en Navidad sobrecargamos el hígado (detoxificador de nuestro cuerpo), el organismo se estresa. Es lógico que a la vuelta necesitemos un «reseteo». Chiara Corradetti nos explica que esto cuestión de volver a decirle al metabolismo: «te he acostumbrado este tiempo a buscar energía de los azúcares pero ahora te los cambio por grasas saludables«.

La conclusión a la que llegamos es que comer sin demasiado criterio en Navidad daña el organismo y es difícil revertir ese mal hábito. Por eso, la solución pasa por aplicar los trucos que nos ha dado la nutricionista Elisa Blázquez. Apunta:

  • Intentemos llegar a las comidas «oficiales» sin demasiada hambre: no te saltes la merienda.
  • Después de Nochebuena y Navidad, por ejemplo, hagamos un ayuno intermitente o cenemos simplemente una sopa depurativa. Podemos prepararla con alcachofa, apio, puerro, cebolla y calabaza para darle dulzor y añadir perejil y ajo para aromatizar.
  • En vacaciones, aprovechemos para hacer más deporte. No debemos olvidar el ejercicio por el hecho de estar de fiesta.
  • Tratemos de hacer un desayuno saludable estos días. Lo basaremos en fruta y fibra, con avena por ejemplo, para dar a nuestro cuerpo las vitaminas y minerales que necesita.
  • Reservemos los dulces navideños para las fechas señaladas.
  • Reduzcamos al máximo la ingesta de alcohol.
  • Elijamos para las comidas navideñas comidas saludables. Un buen pescado al horno, un consomé desengrasado, una buena ensalada de escarola con granada o una lombarda con manzana son buenas alternativas.
  • No nos olvidemos de beber agua. Podemos apostar también por las aguas savorizadas. El limón, por su alto contenido en potasio, nos va ayudar a eliminar líquidos.
  • No piquemos mucho entre horas.

Para terminar, apunta estas tres infusiones: cardo mariano, diente de león y bulbo de hinojo.

Estas te van a ayudar a digerir mejor y a eliminar líquidos. ¡Que no te falten esta Navidad!