vie. May 20th, 2022

 

Independientemente de la edad, el acné se produce cuando los poros se obstruyen con células muertas de la piel y exceso de sebo, lo que atrapa las bacterias en su interior. Este ambiente permite que las bacterias se multipliquen rápidamente, lo que produce el enrojecimiento y la inflamación que asociamos con el acné.2 Se cree que las fluctuaciones hormonales también desempeñan un papel importante. Esta es la razón por la que los adolescentes pueden experimentar acné por primera vez al inicio de la pubertad3 y muchas mujeres tienen imperfecciones en determinados momentos de su ciclo mensual4.

Es poco probable que el acné mejore por sí solo, por lo que es importante abordar sus causas subyacentes con los productos adecuados para el cuidado de la piel. Además de ayudar a restaurar una tez clara, un tratamiento eficaz puede mejorar la autoestima y ayudar a prevenir las marcas posteriores al acné, en adolescentes o adultos.

Esenciales del cuidado de la piel antiacné

No hay diferencia entre el tratamiento del acné para adolescentes y el recomendado para adultos. Una rutina de cuidado de la piel eficaz presenta varios componentes esenciales. Como el exceso de sebo y los poros obstruidos son una causa subyacente del acné a cualquier edad, un limpiador suave que elimine la suciedad y la grasa sin eliminar la hidratación natural de la piel es muy beneficioso. La limpieza facial es un paso muy importante y cuando los productos incluyen ingredientes antiacné, como el peróxido de benzoilo también pueden ayudar a eliminar las imperfecciones y a prevenir nuevos brotes.6 Otros ingredientes, como el ácido hialurónico hidratante y la niacinamida calmante, también pueden ayudar a que la piel propensa al acné adolescente o adulto se sienta más cómoda.

 

Además de una limpieza adecuada, la piel propensa al acné también puede beneficiarse de hidratación adicional, especialmente si se están utilizando tratamientos puedan provocar sequedad. Una hidratante no comedogénica (que no obstruya los poros) puede ayudar a hidratar la piel seca. Recuerda, la piel produce naturalmente más sebo como respuesta a la sequedad. Esto puede provocar la obstrucción de los poros y más brotes7, lo que se convierte en un «ciclo de acné». Por la mañana, asegúrate de utilizar una hidratante con SPF de al menos 30, para proteger la piel de los rayos UV.

Una rutina de cuidado de la piel antiacné para adultos o adolescentes puede ser eficaz por sí sola o como complemento de otros tratamientos recomendados por dermatólogos. Si la rutina en casa no produce una mejoría en un mes o dos, es mejor acudir a un dermatólogo que pueda recomendarte nuevas formas de mantener el acné bajo control.

Las imperfecciones del acné pueden dejar marcas y un tono de piel desigual. Un sérum exfoliante suave pero efectivo puede ayudar a afinar la textura de la piel. Un producto con retinol puede promover la renovación de las células de la piel para ayudar a reducir la apariencia de las marcas de acné y suavizar la textura de la piel9.

 

Tratamientos antiacné para adolescentes

Ninguna rutina de cuidado de la piel funcionará si no se mantiene en el tiempo, especialmente si hablamos del acné en adolescentes. La clave para conseguir una piel sin imperfecciones es seguir una rutina específica, pero esto puede resultar complicado si no vemos resultados inmediatamente. La mejora puede tardar en notarse de seis a ocho semanas10, pero es importante seguir usando productos contra el acné para lograr resultados. Una rutina simple pero efectiva puede facilitar que los adolescentes se comprometan con su uso diario11. Un limpiador con peróxido de benzoilo para ayudar a reducir el acné y una crema no comedogénica pueden ayudar a mantener la tez hidratada con ingredientes beneficiosos, como las ceramidas, que reparan la barrera natural de la piel.

Tratamientos antiacné para adultos

Las causas del acné en adultos son generalmente las mismas que provocan los brotes en la adolescencia, aunque la menopausia, el estrés y los efectos secundarios de otros medicamentos también pueden influir en su aparición12. El acné en adultos también puede suponer un desafío adicional, ya que la piel tiende a secarse con la edad y el uso de tratamientos tópicos puede provocar aún más irritación13. Por esta razón, la crema hidratante es un paso esencial en cualquier rutina de cuidado de la piel, especialmente en las que tratan el acné adulto. Además de las imperfecciones provocadas por el acné, con la edad los problemas relacionados con la piel aumentan. Un sérum exfoliante con retinol puede ayudar de manera suave pero efectiva a reducir la apariencia de los poros, promover un tono de piel más uniforme, refinar la piel para mejorar su textura y mejorar la apariencia de las marcas de acné. La piel con acné también se ha asociado con niveles más bajos de ceramidas, que desempeñan un papel clave en la barrera protectora de la piel14, por lo que los productos para el cuidado de la piel formulados con estos lípidos también pueden resultar adecuados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *